Cómo pedir una beca. Capítulo II – FPU vol. I

Para todos aquellos que se planteen estudiar un doctorado en este país. Que hagan el favor de empezar por mirarse «Tesis: el musical». Una serie de vídeos musicales en YouTube sobre el ciclotímico proceso de doctorarse.

Hoy, tocan las becas.

Su capítulo II es también en este caso un capítulo II, porque la FPI-UCM (no confundir con FPI a secas, pequeños novatos. Que os mirarán por encima del hombro, aunque muy poca gente sepa explicar la diferencia) salió en septiembre, y sería otra historia que quedó eclipsada por el 29-S. [Los resultados, no. Esos saldrán en algún momento antes de septiembre de 2011. Se espera].

Como no quiero que vuelva a pasar, hago intención de ir recogiendo los sencillos pasos de solicitud. Ya sabéis… «Es sólo un trámite».

Paso I. Enterarse de que existe la convocatoria. Para esto hay varias opciones. La primera, que es la que yo pensaba que tenía, suscribirse al sistema de alertas del Ministerio de Educación. Rellenando un sencillo formulario te mandan por correo electrónico las nuevas convocatorias de tu interés. En mi caso sólo he recibido propuestas para irme a hacer un lectorado a EE.UU. como la Filóloga que no soy.
La segunda, que es la buena, es el grupo de autoayuda de doctorandos en busca de financiación, que en este caso se estructura a través de la lista de Tercer Ciclo Somosaguas UCM (todo eso) y que está llena de gente que no sólo es encantadora y listísima, sino, además, generosa, y avisan cuando aparecen convocatorias interesantes en lugar de disimular para evitar la competencia. Lo cual es bonito y ayuda a recuperar la fe en el género humano.

Paso II. Intentar entrar en la plataforma de Trámites y Servicios del Ministerio de Educación, meses después de haber solicitado el alta para el famoso servicio de alertas. La primera parte del problema es mío: en general, tengo una serie de contraseñas estándar y un criterio de uso de cada una de ellas y no suelo necesitar las tres opciones que te dan antes de bloquearte. Pero el Ministerio es un sitio absurdo donde, en lugar de decirte que no valen los caracteres especiales, te obligan a utilizar caracteres especiales en tu clave. Cosa que yo no recordaba (insisto, problema mío), así que me bloquean el usuario, ofreciéndome un botón para enviarme por mail las instrucciones para quitar el bloqueo.

Lo que pasa es que cuando pincho en el enlace de dicho correo electrónico, me lleva a una página donde dice que el usuario no está bloqueado. Pero al intentar meter la clave (por fin la he encontrado entre mi histórico de correos) me dice que es errónea y me lo bloquea. ¿?

Al poco veo que me ha llegado, no uno, sino tres correos cambiando mi clave de la página web. Intento respirar hondo y dejar de pinchar en todo botón de aceptar que encuentre. Meto la tercera de las claves, y consigo entrar y cambiarla a una que apunto como en una escena de Memento. Uf. Ya estamos.

Paso III.
Introducir los datos. Me parece un gran momento para recordar que según el artículo 35 de la Ley de Procedimiento Administrativo, 20/1992, una administración pública no puede exigir al ciudadano documentación que ya obre en su poder. Atentos a esta frase porque es probable que haya que repetirla muchas veces a lo largo del proceso.

La primera, en la frente. Empezamos bien si a estas alturas el Ministerio de Educación, con mi Selectividad, mi acceso a la Universidad, mi primer ciclo, mi licenciatura, mi máster, las 3 solicitudes de beca que me ha negado en el proceso, y las tres alegaciones en el último caso, no tiene aún mi fecha de nacimiento.

Y mientras son datos personales, todo bien. Pero en cuanto preguntan qué estudias, empiezan los problemas. Porque, ¿cómo se sabe la diferencia qué Real Decreto regula tu programa de Doctorado? Nota: en la matrícula no lo pone.

Tic, tac.

Google. Meto el código del programa de doctorado. Pues no.

La web de la facultad. Tampoco. De hecho, es gracioso. Sigue faltando la misma información que cuando tuvimos que matricularnos.

Pero nada. Legislación. Me voy directamente al Real Decreto de nombre más largo (1393, que resulta ser 1393/2007 y por tanto también más reciente). Parece la opción correcta, porque es en la que dice que puedo acceder a doctorado desde Máster Oficial. Ahora la pregunta es si lo que puedo acreditar es el DEA (que no), la Matrícula de Tutela de Tesis (que se llama Inscripción en mi papel, pero podría ser), la Matrícula del Periodo Investigador (de momento apuesto por esta), la Matrícula del Periodo de Formación de 60 Créditos (que igual me valdría la del máster), la Matrícula de Máster de 60 Créditos (ah, pues no, entonces sería esta) o el Título de Máster.

¿B o E?

Aquí habría que meter un ataque de panico cuando tardo veinte minutos en encontrar mis papeles de matrícula de Doctorado, porque en el apartado de la carpeta donde tengo perfectamente ordenada mi documentación esta TODO menos los documentos oficiales sellados… Que aparecen finalmente en otra carpeta. En fin. Anecdótico, pero eso también pasa.

Por supuesto, en el entreacto mi sesión en la web del Ministerio ha caducado. Así que aprovecho la feliz coyuntura para dejarlo, de momento. Hasta mañana.

Continuará, claro. Largo y tendido, me temo.